Entrevista a la Embajadora de Polonia (1995) - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Entrevista a la Embajadora de Polonia (1995)

Colección y Consulta

Entrevista a la Embajadora de Polonia (1995)


Sra. Joanna Koziñska Frybes
Excma. Embajadora de la
República de Polonia en México

Por: Ruth Sitt – André Moussali

Con objeto de entender y profundizar en los aspectos referentes a las relaciones históricas y dolorosas entre el pueblo judío y el pueblo polaco, realizamos esta entrevista. La Sra. Koziñska, es una mujer joven e inteligente, con una trayectoria larga de estudios profesionales, especializados en temas iberoamericanos y que muestra una gran elocuencia en nuestro idioma. A lo largo de una hora, pudimos charlar acerca de diversos puntos de interés para ambos pueblos.


FORO.- ¿Cómo ve usted la situación actual de Polonia tras la caída del comunismo?
J.K.- Hoy nos encontramos en un período de transición. En abril de 1989 se marca el parteaguas hacia la democracia, con un cambio de vida que se distingue en tres partes:
A) El cambio político: el cual ya es un hecho.
B) El cambio económico: en el cual nos encontramos ahora; que ya casi superamos, y que finalmente nos permitirá la entrada a la Comunidad Económica Europea.
C) El cambio de la mentalidad de la gente: El cual nos cuesta aún algo de trabajo, pero estamos convencidos que a través de la educación, de la democracia ya existente, de los beneficios de la economía, el pueblo se irá adaptando cada día más y más.
FORO.- A diferencia de otras naciones excomunistas, Polonia vive un cambio hacia la democracia sin violencia. ¿A qué se debe esto?
J.K.- Las razones son múltiples: Antes que nada, Polonia fue el único país que 19 años antes del cambio, tuvo una apertura hacia el extranjero; es decir, la gente podía salir hacia otros países ya sea como estudiante o como turista. Además desde los años setenta, surge una oposición democrática, con el Comité de Defensa de los Obreros y la oposición intelectual, que adquiere una fuerza muy poderosa. Más aún en el año de 1980, se dio el surgimiento de Solidaridad; el movimiento que fue la causa real para la caída del comunismo, tanto en Polonia como en otros países. Por todo esto, al llegar a 1989 nuestro proceso de transformación se convierte en algo más rápido y no violento. Representa una evolución y no una revolución.
FORO.- Comenzaremos a hablar de las relaciones entre el pueblo judío y el pueblo polaco, las cuales datan desde el siglo XI, y que a través de los siglos, a pesar de la inmigración de grandes grupos poblacionales y de su crecimiento, han sido el semillero de enormes dolores y sufrimientos para los judíos.
J.K.- Desearía empezar por lo contemporáneo. Hay que recordar que el Estado de Israel y Polonia renovaron relaciones diplomáticas recién en 1990, una vez que nuestro país retomó la democracia. Y esto significa que aun cuando tan sólo en 5 años, es difícil recuperar toda la riquísima herencia judía en Polonia, el esfuerzo y la voluntad por acercarnos crece cada día más.
Regresando a la historia, les diré lo que conozco del tema. Los primeros judíos llegaron en el siglo XI huyendo de la primera cruzada. Más adelante en los siglos XIII y XIV, los reyes Casimiro el Grande y Boleslao el Pío, otorgan ciertos privilegios a los judíos (actividades no deseables para los nobles) que ubican a los judíos bajo la protección de los soberanos. En esa época los judíos expulsados de distintas partes de Europa, comienzan a llegar a Polonia. Ya para el siglo XVI, se da un desarrollo judío muy importante con la creación de instituciones, escuelas talmúdicas, etc., marcando así un siglo de tolerancia.
En el siglo XVIII, Polonia es el país europeo que cuenta con la población judía más grande. Pero en este mismo siglo, Polonia pierde su independencia y es aquí donde nacen los sentimientos nacionalistas y desgraciadamente se acentúa el antisemitismo.
FORO.- De acuerdo, pero sabemos que el antisemitismo polaco es y ha sido más fuerte y más grande que en cualquier otra parte del mundo.
J.K.- Definitivamente, con todo el dolor y el horror que me causa el antisemitismo polaco, quisiera decirles que este sentimiento polaco no fue mayor que el de otros países.
FORO.- ¿Por qué si actualmente no viven judíos en Polonia, sigue habiendo antisemitismo?
J.K.- Sólo para aclarar, si existen alrededor de 7,000 judíos, y yo creo que hoy en Polonia hay una voluntad enorme de recuperar la historia judía: Existe en la actualidad, un comité especial adjunto a la Presidencia de la República, que se encarga de los contactos con la comunidad judía del mundo. Porque es un hecho que la cultura judía es parte de la cultura polaca. Si uno ve la historia de la literatura, de la arquitectura, siempre por supuesto, aparecen judíos. Es una parte integral de nuestra historia. Lo que sucede es que antes de 1989, no se podía hablar de esto, y hoy, ya forma parte de nuestra vida...
Además y dentro del mismo marco de reencuentro, nuestro Secretario de Relaciones Exteriores, nombró un asesor especial para los contactos con la diáspora judía.

FORO.- Se ha comentado que una de las razones principales por la que Polonia y otros países excomunistas renuevan relaciones con Israel, es debido a que este último puede influir en Estados Unidos para que se les otorguen créditos. Es decir... ¿En todo esto no hay intereses económicos?
J.K.- Nosotros contamos con 10 millones de polacos en EUA, por lo que contamos con un lobby suficiente para resolver nuestros intereses. Repito; nuestra intención al relacionarnos nuevamente con Israel y con el mundo judío, es el de rescatar la historia y la herencia judía que finalmente forman una gran parte de la nuestra.
Quisiera continuar con la parte histórica, regresando al siglo XVIII en el que aumenta el nacionalismo y por ende, el antisemitismo. Sin embargo, aún con todos estos sentimientos antijudíos, en el siglo XIX podemos ver que en la tradición popular transmitida por la literatura se respeta a los judíos considerándolos como "sabios". En el siglo XIX a causa de la crisis económica se da una gran emigración de europeos hacia América y una gran cantidad de judíos. Para ellos aparte de las razones económicas, la emigración fue una búsqueda de un mundo nuevo en el que puedan vivir libremente, sin sentirse rechazados por su origen.
FORO.- El período de veinte años entre las dos guerras mundiales, fue un período intenso en incidentes antisemitas, en los que hubieron pogromos y múltiples asesinatos de judíos...
J.K.- En ese momento vivían tres millones de judíos en Polonia y aun así, judíos de otros países europeos, vienen a refugiarse a nuestro país.
FORO.- Esto fue, quizás, porque eran atraídos por el famoso tratado de Versalles, el cual teóricamente otorgaba todos los derechos a los judíos. Pero en realidad no fue así, intentaron eliminar el yidish, el hebreo, cualquier síntoma de vida judía; a pesar de que en algunas ciudades como Bialostok, Grodno y Pinsk donde los judíos formaban el 53 y hasta el 75 por ciento de la población, se les imponía un impuesto especial, no se reconocían sus escuelas, se instituyó en "numerus clausus" en las escuelas secundarias y en las universidades y peor aún, se les obligaba a cerrar sus establecimientos en domingo, para que así junto con los sábados de descanso judío permanecieran cerrados dos días a la semana.
J.K.- Pero aun así, los judíos europeos se refugiaron en Polonia porque vuelvo a insistir, no se puede comparar (con todo el dolor que provoca), el antisemitismo polaco con el alemán. Este último fue mucho más severo... Los polacos no inventaron Auschwitz ni los otros campos de concentración.
FORO.- Pero Polonia fue el único país ocupado que admitió estos campos en su territorio.
J.K.- Polonia no admitió nada... A los polacos se les ejecutaba por esconder a judíos. De todos los países ocupados por la Alemania Nazi, Polonia fue el más sufrido; nunca se les preguntó si aceptaban los campos, eso se impuso bajo pena de muerte. Incluso Auschwitz fue creado en un principio para exterminar a la inteligencia polaca y luego, cambió su objetivo hacia los judíos. Y repito: ni el gobierno (en exilio) ni el pueblo polaco admitieron el holocausto, al contrario -por ejemplo nuestro actual canciller Wladyslaw Bartoszewski, prisionero de Auschwitz fue cofundador del consejo de ayuda a los judíos "zegota" dentro del Ejército Nacional (clandestino). La situación fue distinta en otros países donde existían gobiernos que colaboraron con los nazis. Sólo hace algunos días Jacques Chirac reconoció y pidió perdón por la colaboración del gobierno francés de Vichy en el exterminio de los judíos.
En Polonia... nunca, nunca en la historia hubo una decisión estatal o del pueblo como tal que admitiera la exterminación de los judíos.
FORO.- Sin embargo, muchos polacos mostraban una indiferencia total ante el exterminio de los judíos. Peor aún, muchos se alegraban y festejaban su muerte y hasta otros ayudaron al propio exterminio.

J.K.- Si en realidad hubieran existido estas situaciones, esto es algo deplorable... horrible. No deseo justificar nuestra historia antisemita, porque yo considero que si existió un solo polaco antisemita que permitiera la muerte de un judío, todos somos culpables; pero también existe la otra parte.





Al visitar el Museo del Holocausto en Washington, me pude percatar que la mitad de los Justos que el pueblo judío honra por salvar a los judíos, son polacos. En mi propia familia se habla de ésto, ya que mi familia escondió a varios judíos durante la ocupación. Por ello para algunas personas nos resulta muy penoso y muy difícil, el que se nos marque como culpables.
FORO.- Después del asesinato de tres millones de judíos polacos durante la Segunda Guerra Mundial, una vez ya terminada ésta, en Polonia se realiza un pogrom en la Ciudad de Kielce, en el que termina con la vida de 47 judíos, además de otros 357 que fueron muertos en toda Polonia. ¿No fue suficiente la muerte de tres millones?... ¿No decía nada el final de la Guerra?
J.K.- No fue Polonia, sino algunos polacos a los cuales hay que condenar con toda severidad. Por ello se hace cada vez más necesario rectificar y normalizar la historia de los vínculos entre ambos pueblos. Justamente por todos esos horrores que se llevaron a cabo, se requiere de bastante tiempo... Nosotros lo estamos intentando desde 1989.
FORO.- Que nos puede decir acerca de las declaraciones que hace unos tres o cuatro años hicieran en forma claramente antisemita, tanto el Cardenal Glemp como el Padre Iankosky, muchos años después de que el concilio Vaticano 2o, exonerara a los judíos de la acusación deicida. Esto incluso provocó que el ex Primer Ministro Yitzhak Shamir afirmara que el pueblo polaco "mama el antisemitismo desde el seno de su madre".
J.K.- Les puedo decir que tanto la Iglesia Polaca como el gobierno y el pueblo reaccionaron muy fuertemente en contra de estas declaraciones, pidiéndoles que se retracten públicamente de dichas palabras. Espero que un día el pueblo judío también reaccione de la misma manera a las declaraciones tales como la de Yitzhak Shamir, que son simplemente injustas y ofensivas.
FORO.- ¿Cómo se maneja el rubro de la educación hacia los niños, los temas de los judíos, del Holocausto, etc.?
J.K.- Por supuesto que el tema de la Segunda Guerra Mundial, era siempre omnipresente en nuestra educación. Pero durante mucho tiempo, los gobiernos comunistas intentaron minimizar el holocausto judío, subrayando sobre todo el martirio del pueblo polaco, sin embargo, creo que esto ya fue superado. Es decir: hoy sabemos que, sobre todo en Auschwitz, murieron judíos, judíos y más judíos. Lo cual finalmente se tiene que decir.
Es necesario decir que estamos entrando en una nueva era. Desde 1989 apareció un nuevo interés en Polonia, lo que incluso podría llamarse una especie de moda, por buscar las raíces de la cultura judía; a través de su idioma, el yidish, el arte, la literatura, etc. Actualmente es impresionante la cantidad de instituciones que están resurgiendo. Se dan seminarios en la universidad sobre múltiples aspectos de la vida judaica. La historia, a pesar de todo el sufrimiento, revive la presencia judía, no obstante la pequeña comunidad de 7,000 judíos renace, y la presencia de cultura judía en la vida intelectual de Polonia es mucho más fuerte.
FORO.- Además de agradecerle su atención, ¿Quisiera usted agregar algo?
J.K.- Decirles que me dio un enorme placer el conversar con ustedes.
Actualmente estoy en contacto con el Instituto Cultural México-Israel, ya que tengo en mi poder algunos documentos acerca de los judíos polacos en México, con el fin conjunto, de hacer una exposición referente a la emigración de los mismos.
Finalmente, reiterarles que el proceso de acercamiento entre los dos pueblos ya comenzó, que requiere de paciencia, tolerancia y tiempo, pero que seguramente estos esfuerzos redundarán en relaciones positivas y efectivas. Asegurarles que en Polonia ya se inició el cambio que rompe el diálogo de sordos, en el que se debe abrir y condenar todo nuestro pasado antisemita, para comenzar a aceptarlo más abiertamente y en el cual -espero- desaparezcan también las afirmaciones como la de Yitzhak Shamir.








Regreso al contenido | Regreso al menu principal