"Gran Hotel Ciudad de México" - Intelecto Hebreo

Son las:
04/07/2018
Vaya al Contenido

Menu Principal:

"Gran Hotel Ciudad de México"

Colección y Consulta

"Gran Hotel Ciudad de México"


Por: Daniel Motola


En el corazón de la Ciudad de México, a unos pasos del Zócalo frente al Palacio Nacional, se encuentra este famoso inmueble que anteriormente fue el gran almacén de ropa «El Centro Mercantil».
Originalmente el solar fue concedido en 1525 al Sr. Contador Rodrigo de Albornoz. En alguna litografía y en fotografías del siglo pasado, puede verse una casa de dos plantas con esquina recortada y en ella un piso más, que como en otros edificios de su época semejaba a un Torreón.
Don José de Teresa, un hombre adinerado de la época, llevó a cabo la obra que fue iniciada en 1895 y terminada e inaugurada el día 2 de Septiembre de 1899. Para la construcción de este edificio fueron contratados el Ing. Militar Daniel Garza, con la colaboración del también Ing. Militar Gonzalo Garita.
En su exterior predomina la arquitectura de fines del siglo XIX y principios del actual, lo que corresponde a «EL CENTRO MERCANTIL». Se trató de estar al día, ya que según nos informó el Arq. Israel Katzman, parece que fue el primer edificio en que se empleó el procedimiento llamado «CHICAGO», que consistió en un emparrillado de viguetas de fierro ahogado en concreto; el aspecto de la construcción estilo neogriego es bello y majestuoso.
Profusión de columnas estriadas unas y otras que son las que sostienen las voladas cornisas, sostenidas por estatuas de bronce y en el frente dos leones que parecen proteger la entrada del edificio, lo hacen ver original y sobrio.
El interior del inmueble fue construido para dotarlo de 23 almacenes y 100 despachos. Posee una instalación propia de alumbrado eléctrico de lo más importante que se conoce en México, ya que consta de dos motores acoplados a los dínamos, alimentados por dos calderas de ciento cincuenta caballos cada una (ciento cincuenta lámparas de arco voltaico y 2500 incandescentes). Está provisto de elevadores y no falta ninguna de las comodidades que la vida moderna exige.
Se considera que hay dos épocas en este edificio; una su construcción como «CENTRO MERCANTIL», para la instalación en él de varios negocios afines, de los cuales lo más importante era el cajón de ropa y otra la de Hotel; pero antes de seguir con su historia, podemos afirmar que su interior Art Nouveau, lució magníficamente durante más de medio siglo.
En los años cincuenta fue vendido el edificio y se pensó derrumbarlo o bien cambiar su destino. En la prensa de la capital del 12 de abril de 1959, apareció un aviso de que: «Por renovación total «EL CENTRO MERCANTIL», remata a mitad de precio su grandiosa escalera monumental en fierro forjado estilo francés, propia para residencias, salas de espectáculos, oficinas públicas. Esta escalera si fue vendida antes del rescate, además los elevadores, muebles, enseres y todo lo que se encontraba en el local.
Las empresas «INVERSIONES Y VALORES DE MEXICO, S.A.» y «PROVIDENCIAL DE HOTELES, S.A.» fueron las que pudieron rescatar los elevadores, que ya se los llevaban a un depósito de fierro viejo. Estas compañías representadas por su presidente el Sr. Don Guillermo Rocha Garza, fueron las que compraron el edificio.
Inmediatamente el Sr. Guillermo dio instrucciones para su restauración a varios arquitectos, entre ellos a Don Sergio Aztorga Narváez, decorador refinado que conoce y siente el Art Nouveau. Los amplios pisos se dividieron para hacer cuartos de hotel, que es el último destino del edificio, para lo cual se trató de conservar el estilo francés; y cuando ya quedó formado todo el interior de su bella arquitectura, Don Sergio Aztorga Narváez, acometió con entusiasmo la empresa que fue ardua, de quitar lo que no correspondía al estilo, destacar los elementos decorativos, dar a cada lugar el color adecuado y poner el mobiliario que fuese de acuerdo a su época.
Es así como ahora, contando con los elementos que quedaron después de esa «RENOVACION TOTAL», tenemos a la vista un interior del edificio ARMONIOSAMENTE concebido en puro Art Nouveau.
El Lobby del gran hotel, es algo que tiene usted que ver para poder creer el caprichoso Art Nouveau con su exquisita elegancia de la BELLE EPOQUE EUROPEA; su rico alfombrado, su impresionante emplomado de luces multicolores que rebasa los límites de la imaginación más fértil; fabricado más de un siglo por las manos hábiles de orfebres italianos.
Las 200 luces de su candil checoslovaco y la delicada filigrana de hierro forjado y los elevadores de JAULA únicos en el mundo, le harán apreciar el valor de esta auténtica joya del pasado, que esperamos sea conservada para la posteridad. Si usted amigo lector no la conoce, le recomiendo lo visite en un fin de semana y disfrute de una de tantas bellezas de la capital mexicana.


NOTA ACLARATORIA

De Segismundo Nates (Mex. D.F.)
Estimadísimo Jacobo:
Ley un artículo de Daniel Motola, sobre el Centro Mercantil de la ciudad de México y el ya no tan nuevo Hotel de la Ciudad. Sabras que yo hice el trabajo de modificación y restauración del inmueble; mmenciona algunos arquitectos que desconozco. El edificio y su restauración la hice en 1967 para el Sr. Isaac Saba. Repuse los barandales del primer piso y la lámpara a que se refiere, la compramos -Don Isaac y yo- de la demolición del antiguo cinema real, por lo que no es original del edificio, así como los vitrales que rodean a los elevadores, que siempre estuvieron ahí. Todos esos detalles se manufacturaron con la recuperación del desperdicio de vidrio que se encontróó en la azotea (del desmonte arcial del plafón en las áreas que forman los arcos, que se pueden todavía observar en el piso superior.

Te solicito pongas esta información en el mismo artículo, que lamentablemente no se apega en varias partes a la realidad.

Como siempre un saludo afectuoso de un asiduo lector. Gracias.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal