A cien años; vive aún el pianista. - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

A cien años; vive aún el pianista.

2° Lustro Rev. Foro

A cien años; vive aún el pianista.

Por: Becky Rubinstein F. (Enero 2012)

La noticia es clara, directa y  al parecer intrascendente: "A cien años de su natalicio el célebre pianista polaco Wladyslaw Wladek  Szpilman, quien nació el 5 de diciembre de 1911, continúa vigente en la escena musical, gracias a que algunas de sus creaciones son difundidas en la red e incluso pueden ser descargadas con ayuda de una tienda en línea. El Nocturno n° 9, la Mazurca en la bemol y Liebeslid, es decir una canción de amor, son los temas que pueden ser adquiridos   por los amantes de la buena música.

Matizando: para los interesados, el pianista  vigente en  la modernidad a través de  la red,  fue en vida un judío polaco quien sufrió en carne propia los tormentos de una guerra de exterminio en contra de su grey. E ironías de la vida, el apellido que heredó  de su padre  designó su oficio. Recordemos que  szpilman significa músico y músico, de los mejores,  fue en vida . Concretamente: fue pianista y más que reconocido: ejemplar por su  talento sin igual, y por haberse convertido en protagonista de un film que ha hecho historia. Premios y más premios, entre ellos el Bafta, La Palma de Oro y el César: por mejor guión, mejor adaptación, e inigualable dirección. Judíos y gentiles recuerdan al pianista  judeo-polaco  y protagonizado por  el también judío Adrien Brody, salido literalmente del infierno, quien busca y rebusca  qué llevarse a la boca  para no sucumbir  como los que encontraron la muerte  en campos de trabajo, en campos de exterminio o simplemente en los guetos.


Szpilman, quien vio la luz primera  en Sosnowiec, entonces parte de Rusia, estudia en el Conservatorio  de Varsovia y en la Academia de Artes de Berlín.
En 1933 trabaja en la Radio polaca; en 1939, fatídica fecha,  abandona el ´piano y la música: su motivo de vida.

El 22 de junio de 1941, Alemania ataca a  la Unión Soviética, a pesar del Pacto Ribbentrop-Molotov.  Szpilman , tras escuchar que el Reino Unido y Francia entran a la guerra, celebra  en casa  la aparente conclusión del conflicto, sin imaginar  la tragedia que le deparaba el destino: a él y a su familia.
Durante la guerra, es trasladado al gueto de Varsovia; sus  familiares  son llevados a Treblinka donde  encuentran la muerte.

Casi de milagro, el pianista  sobrevive: hacia el final de la guerra. Wilm Hosenfiel, un oficial alemán le perdona la vida. Otras fuentes relatan que el polaco Itsjak Heller , amigo suyo, lo ayuda a escapar.  

Tras la ocupación nazi, en el año de 1945, retoma sus actividades como director musical de la Radio Polaca hasta 1963 cuando funda el Quinteto de Piano de Varsovia. Giras y más giras  lo aguardan  durante más de veinte fructíferos  e inspirados años  de  asombrosa producción de sinfonías y más de 500 canciones.

En 1945  saca a la luz su  historia personal bajo el título de Muerte de una ciudad.  Y ahora un pertinente detalles: Bajo el lema "La música era su pasión, la supervivencia su obra maestra, el afamado cineasta  judeo-polaco Roman Polanski, se encarga de plasmar en el celuloide la memorable  cinta  El pianista.






Regreso al contenido | Regreso al menu principal