De cada cual según sus capacidades, - Intelecto Hebreo

Son las:
04/07/2018
Vaya al Contenido

Menu Principal:

De cada cual según sus capacidades,

Colección y Consulta

De cada cual según sus capacidades,
a cada cual de acuerdo con sus Evangelios.


Por: Bill Landau

Habría que reconocer en el título del presente
artículo el viejo dictado marxista:
"De cada cual según sus capacidades,
a cada cual de acuerdo con sus necesidades".


Antes de entrar en materia propia de lo que se desarrollará en estas líneas, debo de expresar mi reconocimiento a Jacobo Contente, por su capacidad de mantener a flote "Foro" durante diez años, al tiempo que satisfizo necesidades de tener un espacio abierto para todos nosotros "escribas de todo, templo y pensamiento".
A finales del año pasado pude corroborar porqué la comisión Nobel, había galardonado a José Saramago con el Premio Nobel de Literatura 1998. Ya había yo, por coincidencia, leído dos obras suyas con anterioridad: "La Ceguera" y "Las palabras".
El libro del cual hablo en particular es "El Evangelio según Jesucristo" de la editorial Alfaguara-Biblioteca, 1998. Dios, en el libro, manipula a Jesús, carpintero de la Galilea a sacrificarse convirtiéndose en mártir para una nueva religión. Jesús vivía plácidamente enamorado de María Magdalena (del pueblo de Migdal en Judea). Por sabido hay que callarse que Saramago no mereció de las bendiciones del Vaticano precisamente por este libro y su temática.
Dios, de acuerdo con el autor, no está satisfecho con ser el Dios solamente de los judíos. En contradicción consigo mismo, desdiciéndose de su eterno pacto con Abraham y con el pueblo de Israel ante el Sinaí. El Dios según el "Evangelio de Jesús" adopta una posición imperialista, a la romana, queriendo abarcar a más pueblos y naciones. Jesús vive contento consigo mismo en el mejor estilo de lo que en la modernidad se llamaría narcisismo. Había conquistado su propio "deber ser" al enamorarse y vivir con María de Migdal. Su consciencia se había convertido en "light". Era muy probablemente seguidor de la escuela talmúdica de Hillel, mucho más relajada y dirigida a vivir la vida y sus goces que la rígida escuela de Shamai.
El Jesús de Saramago representa la modernidad y su laicismo. La separación Iglesia-Estado y el "Crepúsculo del deber" parafraseando el libro de Gilles Lipovetsky con el mismo título, (editorial Anagrama-colección argumentos, 1998). Jesús vive una vida religiosa pero apartado de la presión y la coerción de la Iglesia o la Halajah. Es un judío de la ilustración-emancipación, que irritó a los Seduceos de entonces e irrita a los ortodoxos de hoy.
El diálogo no es del estilo Yo-Tu buberiano, como entre Abraham y Dios cuando aquel quiere convencer al Todopoderoso que no destruya Sodoma y Gomorra, el primer diálogo "democrático" entre el hebreo y su Dios. El diálogo en el Evangelio de Jesús es entre un dios rígido muy del estilo helenista y el hombre. Jesús sucumbe a las presiones de las ambiciones divinas, es crucificado.

Antes de morir en la cruz, Jesús grita su antítesis a los reunidos en el Gólgota: «Perdonad a Dios, pues no sabe lo que hizo». Los modernos podemos adoptar todos los diez mandamientos, los que tienen que ver con Dios y las relaciones humanas, o solamente los cinco finales, los que solamente tienen que ver con lo humano. Podemos o no santificar el Shabat, que bien vale la pena santificarlo, pienso. Ahí está precisamente nuestra modernidad. ¡En una elección particular que implica el "yo pienso"!
Podemos o no escoger santificar el Shabat. Podemos o no retomar la religión, la Jazará b'teshuva. La elección es parecida a la que nos da el neoliberalismo en el supermercado, de entre muchos productos uno.
Muy a pesar de la ultraderecha ortodoxa, la religiosidad se presenta hoy como una opción más. Desde el self-moderno YO ELIJO ser religioso. Al YO ELEGIR me presento valorando el laicismo, pues es en lo laico de la ilustración y del iluminismo, que se desacraliza la religión y su poder sobre el superego o sea la consciencia, otorgándose la capacidad de elegir.
En el "Evangelio según Jesucristo". Jesús quiere vivir en lo laico pero se rinde ante "el Deber ser". No se le permite vivir la religión sin hacerle daño a nadie. Vivir y dejar vivir, frase clave de la modernidad y del "self' postmodernista.
Mordehai Kaplan, Rabino líder del reconstruccionismo en la margen liberal del conservadurismo, opinaba que el judío moderno tiene un sentimiento de autorrealización más que una necesidad de creer. El judaísmo según Kaplan, es una civilización religiosa en desarrollo donde el judío existencialmente pertenece a un pueblo, esencialmente a la religión judía y funcionalmente aspirando a crear para su pueblo. En otras palabras la Herencia judía existe para el bienestar del pueblo judío y no en la posición rígida del deber que dice que el pueblo judío existe para la preservación de la herencia judía.
El Shabat existe para el bienestar del judío y no en la antinomia de preservar un mandamiento (específicamente el cuarto) por ser un mandamiento divino. De este conflicto el Jesús de Saramago no pudo escapar.
Si acabara yo este artículo con dos palabras claves antinómicas y no a la vez: laicismo religioso, negaría los amplios márgenes que el laicismo en su esencia cambiante nos aporta, entre otras cosas para la vida religiosa. No definir, subraya el fin de siglo.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal