El IIII y no el IV en los relojes *s - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

El IIII y no el IV en los relojes *s

2° Lustro Rev. Foro

Fragmento
Claro de luna
en un carrillón.

El IIII y no el IV en los relojes


Por: Virgilio A. Baruj Covarrubias L. (Feb/2012)


Teorías hay muchas explicando la razón de la existencia del IIII en lugar del IV. Su servidor se va más por la razón del motivo antiguo etrusco cuando escribían IIII para describir el número 4 (cuatro).

La primera teoría que escuché de mi sabia abuela fue que el Rey Carlos V, mandó a fabricar los relojes con el numeral en IIII a lo que sus relojeros le indicaron que el adecuado carácter era IV y este replicó  "el Rey nunca se equivoca" y así forzados, tuvieron que confeccionar los relojes de todo el reino.

Algo similar se afirma sobre el Rey Luis XIV de Francia, aunque otras versiones dictan lo contrario y que éste mandó ejecutar al relojero real por su falta de respeto; los relojeros del reino protestaron fabricando todos los relojes del reino con el IIII y de esta forma se hizo costumbre la fabricación de relojes.

Otra teoría afirma que es más estético ver en un reloj la forma de IIII que la forma de IV y que dado que los fabricantes tenían que hacer moldes de todos los números, era más fácil hacer igual cantidad de letras, como fueron construidos de metal, madera o hueso, de esta manera una esfera necesita 20 caracteres I, 4 de V y 4 de X, un número par de cada uno de esos caracteres.

Si observamos los numerales opuestos, cada uno de estos pares están en perfecto equilibrio, excepto el VIII, siendo más pesado que el IV que se aprecia más ligero. El balance óptico queda restablecido si se sustituye el número  IV por IIII. Al escribirse el 4 de este modo le da simetría al estar frente al número 8 (VIII) que se encuentra al  lado contrario del reloj. El V no balancea al VII pues no tienen notaciones alternativas.  El X y el II tienen ambos dos trazos y en el caso del IX lo forman tres líneas al igual que el III.



El uso del método aditivo (sumando) estuvo aparentemente de moda durante el siglo XII en Inglaterra. En un manuscrito de esta época, que se encuentra en la Biblioteca de la Catedral de Wells, se muestra un listado de reyes ingleses, e incluyen a Adelardus XIIII, Edouardus XXIIII. Sin embargo, también está escrito el nombre de Aylfredus IX y no VIIII. Así que los relojes que incluyen el número IIII probablemente también sigan la costumbre de los escribas medievales. Ejemplos de ello los hay en muchos sitios, desde inscripciones romanas, hasta los féretros de los reyes de España; en El Escorial está Philipus IIII. En la relojería monumental, los grandes relojes de finales de la edad media como el Venteo: Venecia, Vicenza, Padua, y tienen sus carátulas (esferas) de 24 horas, no sólo llevan el IIII, sino también el VIIII, el XIIII y el XVIIII.

Otra explicación dice que se quiso evitar el uso del IV, pues en latín era como empezaba el nombre del dios Júpiter (Ivppiter), y se consideró una blasfemia usarlo en los relojes de las iglesias. Los mismos romanos, por respeto a su dios, no escribían el número IV en los relojes de sol, sino que usaban IIII. Sin embargo, queda demostrado que el reloj más famoso del mundo (el "Big Ben") usa la forma de IV.


Pero ¿Acaso existen más teorías?






Regreso al contenido | Regreso al menu principal