Feminismo y sus orígenes IV - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Feminismo y sus orígenes IV

2° Lustro Rev. Foro

Feminismo y sus orígenes
(Cuarta Parte)


Por: Dafna Opalín

El siglo XVI marca el establecimiento definitivo del patriarcado europeo en los ámbitos familiar y civil, así como el inicio del feminismo como una rebelión en contra del encierro femenino. Pero un nuevo horizonte se abre para estas mujeres del Nuevo Mundo. Este suceso, además de ser benéfico para muchas mujeres europeas que emigraron al continente nuevo, significó, por otro lado, el deterioro de las culturas indígenas americanas y de los pueblos asiático y africano, los cuales pronto se vieron envueltos en la esclavitud.

Al principio de la colonización, las feministas gozaron de las mismas libertades que los hombres: establecer negocios propios, trabajos con buena paga, así como la asignación por parte de las Asambleas de colonos de tierras sin importar su estado civil. Pero muy pronto llegaría la "civilización" con sus leyes y gobiernos manejados por hombres que intentaron despojarlas de sus derechos recién adquiridos. Asimismo, se importó también la Inquisición que persiguió y asesinó a muchos de aquellos que habían huido a las tierras vírgenes en busca de la tranquilidad para vivir las vidas que les eran prohibidas en sus lugares de origen.
Algunas mujeres inmigrantes fueron inglesas que se instalaron en la costa atlántica con negocios propios, demostrando sus habilidades como comerciantes. Estas mismas jugaron un papel indudable en la lucha de independencia norteamericana ganándose el sobrenombre de "Hijas de la Libertad"; su recuerdo se sigue honrando en la América contemporánea ya que fueron conspiradoras que participaron como terroristas en las organizaciones de la época, pero a pesar de su valor y de sus acciones, ni la Declaración de Independencia ni la Constitución de los Estados Unidos, otorgaron a estas heroínas el estatuto de ciudadanas con derechos políticos.
Por otro lado, en Europa se continuó la lucha feminista durante los subsecuentes siglos (XVII y XVIII). En la monarquía tenemos el ejemplo de la Reina Catalina II de Rusia, quien combatió a los feudales y se apoyó sobre una burocracia leal para modernizar a su reino e ingresó a su país entre las potencias europeas.

En Inglaterra, en la burguesía media, encontramos a Mary Wollstonecraft (1759-1797), quien en 1792 publicó un ensayo feminista: "A Vindication of the Rights of Women" (Vindicación de los Derechos de las Mujeres) en el que protesta contra la doctrina de Rousseau y contra la actitud de los revolucionarios franceses y de los burgueses de todos los países que privan a las muchachas de una educación igualitaria junto con los muchachos. Denuncia la preparación de estas niñas para la dependencia y la coquetería por parte de los cuerpos educativos: "En contra de las pretensiones de J.J. Rousseau, no se puede invocar 'la naturaleza' femenina para reducir el papel de la mujer a la domesticidad y para la comodidad del esposo; ya es tiempo de efectuar una revolución en las costumbres femeninas; es tiempo de devolver a las mujeres su dignidad perdida y de hacerles contribuir, en tanto que miembros de la especie humana, a la reforma del mundo".
Por otro lado, en Francia, con la revolución a la vuelta de la esquina, las mujeres de los medios populares desempeñaron un papel considerable en la preparación y de apoyo a este movimiento. En 1788 en Grenoble, las mujeres dirigen una petición al rey reclamando su derecho a la educación, de votar y de ser representadas por ellas mismas, "puesto que los representantes deben tener absolutamente los mismos intereses que los representados, las mujeres no pueden estar representadas sino por ellas mismas" (1). En 1789, las pequeñas comerciantes, las vendedoras, las jornaleras, las actrices, las costureras, las desempleadas y demás, se dirigen en número de 4,000 a Versalles de donde volverán con la familia real junto con los hombres compatriotas.
Es también entonces cuando las mujeres de las clases medias fundaron clubes donde encontraron igualdad con los hombres para sostener la Revolución, como Olympe de Gouge, quien publicó la Declaración de los Derechos de las Mujeres y en cuyo artículo X se afirma: "La mujer tiene el derecho de subir al cadalso, debe tener igualmente el derecho de subir a la tribuna diputados franceses vuelven a negarles los derechos políticos a estas revolucionarias.
Para resumir los siglos XVI, XVII y XVIII, podemos decir que el Renacimiento así como los Enciclopedistas, fueron los que despertaron la conciencia del individuo en cuanto a sus derechos como tal, a la crítica, de responsabilidad y de motor de acción política gracias a la ciencia y a la tecnología. La distorsión es demasiado grande entre esos ideales inculcados a los hombres y los principios de sumisión y de domesticidad impuestos a las mujeres y cuyo más eminente vocero fue J.J. Rousseau. Esta distorsión sólo engendró coraje y frustración entre las mujeres instruidas que comparaban la condición que se les tenía reservada, así como en las de las clases más bajas que en algunos casos tuvieron que recurrir a la prostitución, ya que las fuentes de ingresos morales les fueron cerradas y prohibidas; por lo que el terreno es más propicio para las luchas feministas.'
A los reclamos concernientes al derecho a la educación y al derecho económico, se les añade el rechazo de la doble moral sexual, la reivindicación de los derechos políticos y la idea de que la liberación de las mujeres es también la de toda la sociedad.
Al enviar a las mujeres a las funciones domésticas, se convierten en las principales responsables de la alimentación cotidiana de sus familias, por lo que se convirtieron en participantes de motines, revoluciones y guerras que tenían por objeto obtener el pan; al participar en esas revueltas aprendieron a pensar en función de su sexo en tanto que grupo discriminado, ya no como destino individualista.
Pero tendremos que esperar al siglo XIX para poder ver con más claridad la lucha y los primeros asomos de victoria feminista.

Continuará...


(1) Monique Baudoin,
"Les Femmes dans la Révolution Francais".





Regreso al contenido | Regreso al menu principal