José Benbassat - Intelecto Hebreo

Son las:
04/07/2018
Vaya al Contenido

Menu Principal:

José Benbassat

Colección y Consulta
José Benbassat
Iniciamos esta primera colaboración, con Don José Benbassat, uno de los principales exponentes de aquellos destacados líderes de esa primera generación de judíos que emigraron a México, cuyo trabajo y esfuersos, incluyeron la creación de muchas instituciones -que hasta nuestros días- continúan funcionando entre los diversos sectores judíos organizados del país.
 Por: Sara Zaidman
Del libro: Constructores de una Comunidad.
Entrevistador: León Forem

Nacido en Adrianápolis, Turquía el 15 de abril de 1904. Por parte de su papá desciende de comerciantes, por par­te de su mamá, de rabinos. Uno de éstos rabinos fué Habí Meyir Bejmoaras, rabino supremo de Adrianápolis.
 
Benbassat poseyó una cultura general y una cultura judía. De 1911 a 1919 estudió en la Alianza Universal Israelita, donde el idioma fundamental era el francés. Al mis­mo tiempo (de 1912 a 1921) concurre a la Yeshiva Majsike Torah, donde profundiza sus conocimientos y termina la Yeshiva con Smijah para Shojeth. Recibe también el título de maestro en hebreo, y además, como es natural, habla turco, el idioma de su país.
 
Durante un año (en 1923) Benbassat practicó el rabinato en un pequeño pueblo turco llamado Lule Burgas, en donde vi­vían un ciento de familias judías. En 1924, un amigo suyo de la Yeshiva, lo llevó para Santiago, Cuba. Por espacio de seis me­ses estuvo en aquel país. El clima era mal­sano para sus hermanas que se encontra­ban con él, y en julio de 1924 salió para México.
 
Durante el primer mes de estancia en México, se dedicó a la venta de joyería, pero el trabajo era muy mal pagado; entonces es­tableció una tiendita en el mercado de La Lagunilla. La mercancía consistía en pe­queñas alhajas baratas. Con mucha pa­ciencia y tenacidad en el trabajo, logró ha­cer prosperar su negocio. Un año después es decir en 1925, trajo a su familia de Tur­quía; su papá, su mamá y una pequeña hermana.
 
Sus actividades sociales las inició cuando se encontraba en Turquía. En el año de 1932, y contando ape­nas con la edad de 17 años, fundó una organización sionista para jóvenes de 15 a 20 años de edad, con el nombre de "Leman Israel", y en muy poco tiempo con­taba con 150 miembros. Esto ocurrió durante la ocupación griega. Bajo el mando turco las actividades sionis­tas estaban prohibidas. Mas tarde empezó sus actividades literarias trabajando en dos periódicos: uno francés "El Eco de Adrianápolis", y uno en ladino "La Voz de la Verdad."
 
En México, una de sus primeras activi­dades junto con Don Víctor Mitrani, fue la fun­dación de una beneficencia para los pobres inmigrantes judíos, quienes necesitaban ayuda. Colaboraban con él en la beneficen­cia, Rabí Abraham Haleví y Sabeto Lilo, quien era el presidente. Ayudaban a los necesitados con alimentos, vestidos y con médicos, en caso de que fuera necesario.
 
De 1926 a 1933 era activo también en asuntos religiosos en la Sinagoga Sefaradi­ta. Posteriormente comenzó a trabajar en la or­ganización sionista Kadima de México, de la que fue uno de los fundadores. También fue el fundador, de la Or­ganización de Juventud Sefaradita "Unión y Progreso" en el año de 1934, de la cual fue presidente durante un período de 4 años. Esta organización editaba una revista mensual bajo el mismo nombre y Benbas­sat era uno de los redactores. Fue durante un tiempo, también colaborador de la revista Mizrah editada en español.
 
José Benbassat fue uno de los miembros más activos del Bené-Berith desde 1937. En acti­vidades culturales destacó como uno de los más acti­vos. El casi siempre iniciaba las actividades culturales de la logia. Fue miembro constante del comité pedagógico y uno de los que promovieron los cursos de hebreo, historia judía y literatura. Siempre se preocupó mucho por la juventud judía en general, tanto asquenazí como sefaradita.
 
Una de las cosas más importantes para Benbassat como presidente del Bené-Berith, fue reavivar la Liga Antidifamación. 

     Esta es una organización que se en­cuentra alerta para la lucha contra el anti­semitismo. Hoy en día se encuentra afiliada al Comité Central Israe­lita de México.
 
Participó ampliamente en la revista Tribuna Israelita, que fue popular entre los judíos y cristianos del país, por su escogido material. Especialmente se leía entre políticos e intelectuales mexicanos.
 
También dentro de los trabajos de la Bené Berith, puede atribuirse a Benbassat, la fundación de un comité para señoras cu­ya finalidad principal es proporcionar ayu­da a quien la necesita.
 
Su incansable labor incluyó la ayuda para la construcción de la Sinagoga Sefaradita que lleva el nombre de Rabí Yehuda Haleiví, en las calles de Monterrey; participando además como Presidente de su comunidad y en la organización y puesta en marcha del debido orden y difusión de los servicios litúrgicos.
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal