La influencia de Ruth - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

La influencia de Ruth

Colección y Consulta

La influencia de Ruth,
en poblaciones polacas y lituanas


Por: Wolf R. Korzenny

Leyendo uno de los medios escritos más importantes en idish "Forward", encontré un interesante artículo del Dr. Heshil Klepfish, que quiero compartir con ustedes.
En la Meguilá, o sea en el libro que se lee en la fiesta de Shavuot aparece el personaje de Ruth que debió de existir hará unos 3000 años. Su origen era moabita (país cercano a lo que es ahora Israel) pero en aquel entonces, aunque ya existían 100 años de historia del pueblo judío, no aparecía la monarquía, considerándose esos tiempos como los de Los Jueces. Se atribuye a Samuel el profeta la autoría del libro de Ruth.
El Talmud señala que Ruth descendía de una familia de alcurnia y resultaba ser nieta del rey de Moab, pero ella decidió convertirse al judaísmo, romper con los suyos e ir a Judea. Ella decía que su pueblo era el judío y que le gustaba su religión.
Muy lejos del escenario de esa historia (hará unos 500 años) en Cracovia ya existían judíos quienes se organizaban en kehilots florecientes entre un ambiente de tolerancia con la sola prohibición de hacer proselitismo judío. A pesar de la prohibición, hubo varias personas que se acercaron al judaísmo, como sucedía en otros países como Francia, Alemania, Inglaterra y España. Naturalmente siempre existía un peligro en esos acercamientos, e incluso podía costar la vida; por ello los conversos mantenían su judaísmo en secreto. Otros optaban por emigrar a países como Holanda o Turquía, para ejercer su judaísmo libremente.

Al saber el gobierno y el clero polaco que se estaban dando conversiones, efectuaron varias aprehensiones de dirigentes comunitarios, lanzándose incluso una orden real en que se aclaraba que sólo se consideraba judío aquel cuyos padres lo fueran. Un caso famoso ocurrido en 1539, fue el de la esposa de un jerarca de nombre Katozina Meljior, a quien se le arrestó y atormentó sin conseguir que abjurara a su judaísmo. Ella estuvo diez años en prisión y posteriormente quemada viva.
No sabemos a ciencia cierta si el hecho de la traducción al polaco de la Meguilá, dio por resultado un aumento de las conversiones, fenómeno que en diferentes tiempos se notó en algunas pequeñas poblaciones como Milawa y Sherptz, en donde distinguidas personalidades cristianas lo hicieron. Tal vez las palabras de la moabita llegaron hasta Vilna en el siglo XVIII.
Algunas crónicas señalan que un miembro de la familia Pototzky, quien era dueña de grandes propiedades, al viajar por Europa tuvo contacto con varios judíos de los cuales aprendió una filosofía distinta, por lo que pidió a un amigo le enseñara los principios de la religión. Posteriormente se sabe que junto con otra persona del mismo origen se hizo la circuncisión y fueron a vivir a Holanda donde existía mayor libertad. El amigo de Pototsky no quiso regresar a su país pues sabía que le costaría la vida, no así Valentín Pototsky quien regresó a vivir a la ciudad de Ilie cerca de Vilna, cambiando de nombre al de Ger. Abraham Ben Abraham.
Al saber esto las autoridades polacas lo arrestaron y enviaron a Vilna. La familia, el clero y los gobernantes hicieron todo lo posible por convencerlo para que regresara al camino debido, pero sin ningún resultado ya que su voluntad era fuerte como la roca y repetía constantemente las declaraciones de Ruth en los campos de Moab. En 1746 en el segundo día de Shavuot el duque Valentín Pototsky fue quemado en una plaza pública, precisamente en el día en que se lee la Meguilá de Ruth. Algunos judíos de su sinagoga llevaron algunos despojos de su cuerpo y los enterraron en el panteón judío llevando su lápida el nombre de Ger Tzadik (Santo) Abraham Ben Abraham.
Otros casos como estos se dieron también en Rusia blanca en la ciudad de Minsk, donde había una gran sinagoga y a la cual asistió en determinada ocasión Vladimir Medem, quien era católico pero sus antepasados habían sido judíos; religión que abandonaron pues les estorbaba a sus profesiones y carrera militar. Incluso hubo algunos miembros de la familia que fueron sacerdotes.
Pero volviendo a Vladimir, se dice que entró a una pequeña sinagoga en donde un jazán (cantor) alto y de blancos cabellos lo impresionó, pues su canto era un verdadero llanto y a quien se le veía incluso lágrimas en los ojos. Al ver ese sentimiento de un alma adolorida elevando su plegaria, descubrió ahí un nuevo mundo y comenzó a alejarse de su cristiandad. Él posteriormente reconoció que sintió una romántica unión con su pasado judío y con el tiempo se unión de cuerpo y alma a la religión de sus antepasados.
Vladimir Medem entró en la historia judía como un gran activista del socialismo, como un gran dirigente del movimiento bundista. Fue también un importante escritor quien se esforzó por conocer la cultura judía y aprendió a leer y escribir en hebreo, aunque en sus obras predomina el idish. Él contaba que como su judaísmo iba en aumento quería descubrir más, por lo que leyó el Tanaj y posteriormente se compenetró en la historia de Ruth, caso que quedó grabado en su conciencia.
Tadeush Zaderetzky fue otro polaco que se acercó al judaísmo, pero no se convirtió por los consejos de un amigo (Dr. Mijael Ringel), quien le decía que prefería que fuera un polaco cristiano y que de esa manera podría ayudar mucho más y mejor a los judíos. Zaderetzky fue considerado un gran sabio polaco, quien se especializó en humanidades y cuyas cátedras a nivel universitario le dieron mucho prestigio. Él vivió en Lwow durante el período de las dos últimas guerras y muchas de sus obras se relacionan con el judaísmo, lamentando en ellas el odio antisemita y defendiendo en todos los foros sus principios hacia el respeto de las religiones.
De este último se cuenta que en los tiempos de la segunda guerra mundial, salía a la calle con una Guemará a los ojos de la Gestapo. Fue arrestado varias veces, pero no obstante se daba el lujo de esconder a judíos en su casa, entre ellos el gran historiador Dr. Phillip Fridman, quien se salvó de una muerte segura.

Por los anteriores relatos
vemos que las palabras
de Ruth en lejanas tierras,
siempre tuvieron eco.




Regreso al contenido | Regreso al menu principal