Los conversos y la creación literaria - Intelecto Hebreo

Son las:
04/07/2018
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Los conversos y la creación literaria

2° Lustro Rev. Foro

Los conversos y la creación literaria


Por: Clarisse Meschoulam

Ha sido este aspecto de los conversos el que ha suscitado más interés y también más polémicas;
al resultar implicados autores de prestigio universal. Esta faceta -producción literaria- es la que ha calado más en el gran público.

Pero existen algunas divergencias, cuando hay que probar que un escritor determinado llevaba en sus venas sangre conversa y además, la repercusión de tal ascendencia en su obra literaria.
Este argumento fue detectado por Americo Castro, él dice: "La proporción biológica de sangre no era lo decisivo, sino el concepto que formaba la sociedad y la conciencia que tenía el propio interesado de la peculiaridad de su situación, conciencia avivada muchas veces por pullas, alusiones malignas y hasta afrentas notorias, lo cual debía producir en aquellos hombres un estado de ánimo forjado de ira, amargura, criticismo y pesimismo, que tenían que reflejarse en su producción".
No tendría utilidad reseñar a todos los autores de los que se sabe o sospecha que tuvieron una ascendencia más o menos conversa, ni discutir los pros y los contras de cada atribución. Sólo hay que señalar algunos casos notorios que han dado lugar a controversias útiles y a disputas constructivas. Tenemos el caso del bachiller Fernando de Rojas y su Celestina. Aquí se plantean dos cuestiones: ¿Era Rojas un converso? ¿Se refleja esa circunstancia en su obra?
Hoy casi la totalidad de los autores admiten que el bachiller Fernando de Rojas, talaverano, era hijo de Hernando de Rojas quemado por judaizante por la Inquisición en Toledo. El mundo de ideas en que se mueve la Celestina, ha sido analizado por los mejores críticos; el caso de Emilio Orozco que lanzó la hipótesis: "El autor al ser converso, tiene su obra en un tono sombrío y desesperanzado, la sensación que el destino humano está regido por una idea muy compatible con las tendencias dominantes en un sector de judaísmo español del siglo XV. Como se ve el tema es apasionante pero no es fácil llegar a una conclusión definitiva".
"Sempronio. Por amor mió madre, no pases de aquí sin me lo contar. Celestina. Sempronio amigo ni yo me podría pasar ni el lugar aparejado, que será desflorar mi embaxada comunicándola con muchos. De mi boca quiero que sepa (Calisto) lo que se ha hecho; que aunque ayas de haver alguna partezilla del provecho, quiero yo todas las gracias del trabajo".
"Celestina. Calla loquillo, que parte o partezilla, quanto tu quisieres te daré. Todo lo mió es tuyo; gozemonos e aprovechémonos, que sobra el partir nunca reñiremos. E también sabes tú quanta más necesidad tienen los viejos que mogos, mayormente tú que vas a mesa puesta".
La novela Picaresca, ese género tan español, es el escenario más indicado para escritores que sufren por un pecado de origen y lanzan dardos contra una sociedad injusta e hipócrita.
Así fue el autor del "Lazarillo de Tormes". Todo es un misterio en esta pequeña obra maestra, nunca se supo el nombre de su autor. Le sigue Mateo Alemán ya en el año de 1599 que aparece la primera parte de la vida de Guzmán de Alfarache. Mateo Alemán era un sevillano y converso. Decían de su apellido materno Henero que: "Olía a judíos a cien leguas". Su padre, fue un médico; Hernando Alemán, converso y casado en Sevilla con Juana Henero conversa. La interpretación del Guzmán es discutida y se dice: "Su sentido crítico y su intención reformadora; propia de la época derivan de su estirpe conversa".
Ejemplo del Guzmán de Alfarache contando quien fue su padre.
"Acusándome del mal Latín, redarguyendome de pecado, porque no procedí de la definición a lo definido y antes de contarla no dejé dicho quienes y cuales fueron mis padres y confuso nacimiento; que en su tanto, sí de líos hubiere de escribirse, fuera sin duda más agradable y bien recibida que esta mía. Tomaré por mayor lo más importante, dejando lo que no me es licito, para que otro haga la baza".
"Demás que fue su vida tan salida todo a todos tan notorio, que pretenderlo negar sería locura y a resto abierto dar nueva materia de murmuración".
Toda la Novela Picaresca delata una frustración, un resentimiento, un sentimiento de frustración por carecer hidalguía y de valores nobiliarios por parte de los autores. Por eso son sátiras contra la nobleza de sangre, la virtud. Tenemos a Francisco López de Ubeda autor de la Pícara Justina, natural de Toledo, del cual no se asegura si él fue el real autor.
Ejemplo de La Pícara Justina del Melindre a La Mancha.

Por soplar, manchó Justina
sayas, tocas, dedos, palma,
y por el mal que adivina
aunque no era tinta fina
le llegó la mancha al alma
que no hay más justo recelo
que temer manchas de lengua,
pues no hay jabón en el suelo,
te pueda sacar la mengua.

Marcel Bataillon comentaba con la creación de la novela Pastoril, dando un ejemplo del poeta lírico Antonio de Villegas. "No bastan desde luego unas pocas aplicaciones del Antiguo Testamento para clasificar a Villegas de Poeta Bíblico y rastrear en su ascendencia una raza de conversos".
En este gremio incluimos a Miguel de Cervantes, el autor del Quijote. Él nace en la época de mayor plenitud en la literatura española. Sus padres eran conversos. Su padre Rodrigo de Cervantes médico de la cárcel de Sevilla, su madre Leonor de Cortina. Sus abuelos maternos como paternos eran judíos. Dice Americo Castro: "Siempre queda la duda de si estamos deveras expresando, lo expresado en el Quijote, reflejo de inquietudes y aspiraciones que fueron vividas por su autor, por sus personajes y por quienes lo leyeron antes que nosotros".
Fue necesario ese virar en redondo del pensamiento europeo para que se percibiera que, tras las capas de comicidad o de desilusión, yacía en El Quijote un nuevo y enérgico intento de expresar la realidad del vivir.
Las posibilidades para un nuevo modo de literatura yacían en la misma tradición del pensamiento español, de un pensamiento islámico semítico de la vida española.
Dice Don Quijote:
"Pensar que me aparto y retiro de algún peligro, especialmente deste, que parece que llevan algún es, no es, de sombra de miedo, estoy ya para quedarme, y para aguardar aquí solo, no solamente la Santa Hermandad que dices y temes, sino a los hermanos de las doce Tribus de Israel y a los siete Macabeos, y a Castor y Polux, y aún a todos los hermanos y hermandades que hay en el mundo".
El mundo humano donde se mueven Sem Tob de Carrión, La Celestina, los personajes de la novela Picaresca, los personajes del Quijote, no es simple magia. Las interpretaciones de la realidad la conciencia que de si tenía era muy firme.
"No para el hombre hablaría Dios, sino era una visión o tras un velo; o envía un mensajero para revelar, con licencia suya, lo que quiere"

Bibliografía
Los Judeo Conversos de la España Moderna. Antonio Domínguez Ortiz.
La Realidad Histórica de España. Americo Castro.





Regreso al contenido | Regreso al menu principal