Los Judíos del Desierto - Intelecto Hebreo

Son las:
04/07/2018
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Los Judíos del Desierto

2° Lustro Rev. Foro

Los Judíos del Desierto

Por: Peter Katz


En épocas donde todavía migrábamos en el desierto, sin saber que nuestro destino iba a ser Egipto y la esclavitud. Al principio los judíos eran solamente unas cuantas familias descendientes de Avram (después Abraham Avinu). Se celebraba la costumbre, a veces más importante que el matrimonio, la de los Tnayim.

Se realizaba solemnemente un contrato entre dos familias, en el que convenían y aceptaban con su firma, que los novios contraerían matrimonio.

Cada familia expresaba su acuerdo de que se celebre la unión y declara formalmente, en forma escrita, lo que cada familia aportara a la futura pareja. Muchas veces este contrato se celebraba entre una familia que tenia una hija menor; todavía no en edad de poder tener hijos y un hombre mayor, que estaba dispuesto a esperar, hasta que la niña creciera, para después casarse con ella.

Con la celebración de este contrato, la mujer, aunque todavía niña, estaba  "reservada" para contraer matrimonio con el varón de la otra familia. Los dos padres firmaban el contrato. A veces el padre de la menor, recibía algo de "kesef" (dinero) a cuenta.

Cada familia, cada "Tzad" declara su acuerdo a que se realice posteriormente la unión de acuerdo a la Ley de Moisés. Todavía no se fija la fecha de la Jupa, hasta que la niña se convierta en mujer, lista para casarse y poder concebir.
   
Las aportaciones podían ser en "Kesef" dinero efectivo, o en especie. Por ejemplo una de las familias declara que aportará veinticuatro carneros, dos camellos, una tienda de campaña y un ajuar de joyería en oro puro para la novia. La mayor parte de la dote es aportada por el hombre mayor, y en algunos casos los padres de la menor podían disponer de parte de la dote. Mas tarde son ellos los que convienen en la fecha adecuada y aceptable para los dos "Tzadim", para que se celebre el matrimonio.

Vista esta costumbre desde un punto de vista sociológico, se trata de darle una protección a la novia durante el noviazgo. Si algo sucede en la relación entre ambos  o bien el novio se desdice de su compromiso, la mujer esta protegida con su parte de la "dote". Algunos siglos después, cuando los judíos ya estaban establecidos en Judea, en tiempos rabinicos, nace la costumbre de romper uno o varios platos de barro o cerámica para formalizar el compromiso. Tradiciones milenarias que una parte de nuestro pueblo todavía practica. Debemos aclarar que tan solo es una costumbre ("Minjag"), sin llegar a ser ley ("Din").



Regreso al contenido | Regreso al menu principal