Los Tibónides - Intelecto Hebreo

Son las:
04/07/2018
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Los Tibónides

Colección y Consulta

Los Tibónides
Per Se

Por: Julio Algazi

Generalmente, cuando recorremos alguna calle, nos encontramos ciertos nombres que a veces nos resultan desconocidos. Son, por así decirlo, parte del quehacer cotidiano y, por tanto, nos resultan como punto de geografía de nuestras ciudades.
Así tenemos a Antonio Caso, o a Filomeno Mata, o a Patricio Sanz, que son calles de nuestra ciudad; la gran mayoría ignora quienes fueron estos personajes.
En Jerusalem, capital santa de Israel, una calle lleva el nombre de Tibón. En Granada, la de la monumental Alhambra, una calle lleva el nombre de Gutierre Tibón. En Cuernavaca, nuestra Ciudad jardín -como la llama él mismo- una avenida se llama Gutierre Tibón.
¿Qué relación entre sí poseen estas tres calles ubicadas en ciudades tan distantes una de otra? Es uno solo el lazo de unidad histórica que, pasando por los siglos, determinó que estas tres ciudades llamasen a una de sus calles con el apellido ilustre de los Tibón.
Y es precisamente a lo largo de esa grandiosa historia que nos encontramos repetidamente con la dinastía de los Tibón (Ibn Tibón o Tibbón son variantes de la misma estirpe). Cuando podemos reproducir unos pocos de los incontables documentos que nos han legado, encontramos un insólito caudal de sabiduría y entenderemos el porqué de su permanencia a través de los siglos. Es precisamente este lazo dinástico que hasta nuestros días, comenzando con Yehuda Ibn Tibón, nos hace llegar a la insigne figura de Gutierre Tibón quien reside actualmente en México.
Los Tibón, originarios de Granada, fueron forzados por las persecuciones de los almohades a expatriarse para encontrar refugio en el sur de Francia. Se establecieron en la ciudad de Lunel donde ya desde el siglo V florecía una comunidad judía que al amparo de los señores feudales y también de los obispos, pudo desarrollar tranquilamente sus actividades. Esta ciudad fue sede de los llamados «sabios de Lunel». En Lunel se estableció Yehuda ben Saúl Ibn Tibón y es en ella que escribió una carta a su hijo Samuel ben Yehuda Ibn Tibón conocida hasta nuestros días como el TESTAMENTO ÉTICO, del que reproducimos algunos párrafos:

De Yehuda Ibn Tibón a su hijo Samuel Lunel, mediados siglo XII.
¡En el nombre de Di-os, cuya mención sea exaltada y alabada para siempre!
«Hijo mío, escucha mis preceptos y no descuides ninguno de mis mandamientos. Ten advertencia ante tus ojos, y así prosperarás y prolongarás tus días agradablemente...
«Viendo que tu Creador te ha dotado de un corazón prudente y comprensivo, traje para tí maestros en ciencias seculares...
«Aún eres joven y es posible mejorar, si el cielo te concede un don adicional de deseo y decisión, porque la capacidad no vale si no se tiene inclinación...
«Si el Señor quiere llevarme de nuevo junto a tí, tomaré a mi cargo todas tus necesidades. ¿Por quién me afanaría yo, a no ser por tí y tus hijos? ¡Que el Señor me permita ver con alegría sus rostros otra vez!
«Por lo tanto, hijo mío, no detengas tu mano cuando te haya dejado, sino dedícate al estudio de la Torá y la ciencia de la medicina. Pero principalmente ocúpate de la Tora, ya que tienes un corazón inteligente y comprensivo, y todo lo que se necesita de tu parte es ambición y aplicación. Yo sé que te arrepentirás del pasado, igual que sucede con muchos, antes de ti, se arrepintieron de su juvenil indolencia...
«Por lo tanto, hijo mío, esfuérzate mientras todavía eres joven, tanto más cuanto ahora te quejas de ser débil de memoria. ¿Qué harás pues en la ancianidad, madre del olvido? ¡Despierta, hijo mío! despierta de tu sueño; dedícate a la ciencia y a la religión; acostúmbrate a una vida moral ya que «la costumbre es principal entre todas las cosas». Tal como dice el filósofo árabe, dos ciencias hay: ética y física. Afánate por sobresalir en ambas...
«No disputes con los hombres, y no te entrometas «en pleito que no sea tuyo»...
«No entres en discusión con el obstinado, ni siquiera en asuntos de la Torá. Por tu parte, también, abstente de subterfugios en la discusión para sostener tu caso, incluso cuando estés convencido de tener razón...
«Sométete a la mayoría y no rechaces su decisión...
«Demuestra respeto para contigo mismo, para los de tu casa y tus hijos, procurándoles ropas decentes, en cuanto te lo permitan tus medios.
«Y ahora, hijo mío, si el Creador ha demostrado tanto amor por tí y por mí, de manera que judíos y gentiles, hasta ahora, te han honrado por amor hacia mí, procura de ahora en adelante aumentar tu honor haciendo que te respeten por tí mismo.
«Hijo mío, haz que tu comportamiento resplandezca por encima de los hijos de los hombres: atiende a sus enfermedades y que tu consejo los sane. Si bien percibirás honorarios del rico, sana al pobre gratuitamente...
«Hijo mío, si escribes algo, léelo por completo otra vez, pues no hay hombre que pueda evitar errores. No permitas que la prisa te impida revisar una corta epístola. Se puntilloso en lo tocante a la propiedad gramatical, en conjugaciones y géneros, ya que el uso constante de lo vernacular, algunas veces lleva a errores en esta materia...
«Hijo mío, si oyeres mal de mí en boca de necios, guarda silencio y no contestes. No hagas caso de cuanto puedan decir contra mí. Recuerda lo que dice Ben Mishle:
«La buena voluntad ajena es fruto de humildad
Y fruto del contento es la tranquilidad.
Frutos de oír en silencio a los demás son: tranquilidad de espíritu, confianza y contento».
«Te conmino, hijo mío, para que leas mi Testamento, una vez al día. Pon tu corazón en el cumplimiento de sus mandatos y en la ejecución de todo lo que está ahí escrito. Porque así harás prosperar tu camino y todo te saldrá bien...

»»>««<

A Yehuda Ibn Tibón, le sucedió su hijo Samuel, quien nació en Lunel en 1150 y murió en Marsella en 1230. Tal como recibió el Testamento de su padre, Rabí Samuel se dedicó a la medicina y al estudio de la Torá. De sus obras sobresale la traducción de MORE NEBUJIM de Maimónides, considerada como una de las cumbres de las versiones del árabe al hebreo y de la literatura hebrea medieval. También de Maimónides tradujo, entre otras obras, el TRATADO SOBRE LA RESURRECCION y los ocho capítulos que preceden al PIRKE AVOT (Tratado breve de la MISHNA).




Muy brevemente reproducimos algunos de los párrafos de la famosa carta que Maimónides de Fustat (El Cairo), le enviara a Samuel Ibn Tibón refiriéndose a las traducciones que éste hiciera a sus obras: «Hace ya muchos años que la fama del honrado príncipe, el juicioso Rabí Yehuda, tu padre, llegó hasta mí; he oído acerca de su gran conocimiento y de la elegancia de su estilo, tanto en árabe como en hebreo...
«No estaba enterado de que dejara un hijo. Pero cuando me llegaron tus cartas en hebreo y árabe y por ellas me enteré de la claridad de tu mente y de la elegancia de tu composición, cuando leí tus observaciones tanto acerca de aquellos pasajes de mi magnum opus, MORE NEBUJIM, referentes a cuyo recto significado abrigué dudas, como acerca de aquellos en los que has descubierto errores cometidos por el copista, entonces dije, con el poeta antiguo:
«Hubieses conocido tu linaje y dirán:
«Que la excelencia del padre fue heredada por el hijo.
«Todas tus preguntas eran correctas y todas tus conjeturas respecto a la omisión de una o varias palabras eran acertadas, te doy cuantos informes deseas, y te menciono las frases que has de estudiar o que puedes hacer a un lado. Estás bien dotado para la tarea de la traducción...

»»>««<

Siguiendo con la misma trayectoria de sus antecesores, Moisés Ibn Tibón, hijo de Samuel, también ejerció la medicina y se dedicó plenamente a la traducción. Fue por derecho propio un prolífico autor y entre sus obras destacan los comentarios al Talmud y a la Biblia.
Escribió un tratado alegórico sobre el Cantar de los Cantares y SEFER HAPEA, en el que en 91 capítulos explicó algunos pasajes hagádicos en el TALMUD y el MIDRASH.
Fueron numerosas sus traducciones del árabe al hebreo en temas como la medicina, la filosofía y las matemáticas.

»»>««<

Ocupando el cuarto lugar en la dinastía se encuentra Jacob Ben Majir Ibn Tibón (1230-1312). Nieto de Samuel, médico, traductor y astrónomo. Fue decano de la facultad de medicina de Montpellier y su dedicación a la Astronomía le valió ser mencionado por Copérnico y Kepler. Se le considera que fue el inventor del Cuadrante, del que derivara el Sextante que aún se usa en la navegación moderna.
Todas sus traducciones fueron utilizadas en el progreso de la Astronomía y entre estas resaltan SEFER HAGALGAL (Libro del Globo) de Costa ben Luca y SEFER HATEKUNA (Libro de la Construcción) de Ibn Al Jeitam.

»»>««<

Treinta y dos generaciones transcurrieron desde Rabí Yehuda ben Saúl Ibn Tibón hasta en nuestros días llegar a Gutierre Tibón, digno heredero de tan ilustre dinastía. Nacido en Milán, Italia, en 1905 y radicado en México desde 1940. Es Gutierre Tibón, doctor Honoris Causa por la Universidad de Michoacán (1942), Premio Internacional Alfonso Reyes 1987, Antropólogo, Filólogo, Historiador y Autor de 35 obras en las que trata de las ramas mencionadas y además temas tan variados como la sociología, los viajes, la etnología y la arqueología. Fue fundador y director de los tres primeros tomos de la Enciclopedia de México.
En su casa de Cuernavaca tuvimos el honor de visitarlo en dos ocasiones. Su sencilla afabilidad, propia de los verdaderos sabios, nos permitió conversar por unas pocas horas. Imposible describir con certeza la permanente huella que don Gutierre dejó en este interlocutor. Quisiera tener el magnífico don de poder retransmitir a los lectores la gran belleza de los pensamientos, la inmensa humanidad encerrada en su mensaje, la descripción amena y a la vez magistral de todos los aspectos de la vida, las reflexiones llenas de filosofía y de gentileza. En fin, el maestro abierto de capa completa, sin eufemismos, sin tapujos, tal como es, lleno de bondad y a la vez lleno de sabiduría.
Dejaré a don Gutierre Tibón que por sí mismo nos entregue el mensaje de fraternidad que nos ha legado y que seguramente aparecerá publicado en algún número próximo de «Foro».






Regreso al contenido | Regreso al menu principal