Primer Ministro de Francia - Intelecto Hebreo

Son las:
04/07/2018
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Primer Ministro de Francia

Colección y Consulta

Primer Ministro de Francia


Por: Albert Djemal

Nacido en 1907 en el seno de una vieja familia judía de origen portugués, Pierre Mendés-France fue en 1932, uno de los diputados más jóvenes y más brillantes del Partido Radical Socialista. Especialista en asuntos económicos y financieros, fue designado en 1938 como Ministro de Finanzas en el gobierno del Frente Popular.
Al declararse la guerra de 1939, Mendés-France se integró a la fuerza aérea francesa para defender a su país del enemigo nazi. Desgraciadamente Francia no pudo resistir el empuje de las fuerzas alemanas ya que, en pocos meses llegó la derrota, la capitulación y la caída de París. Sin pensarlo un minuto, Mendés-France se integró a la resistencia tomando parte en muchas acciones de sabotaje contra las fuerzas de ocupación.
Pero por venganza política y por el hecho de ser judío, fue detenido, acusado de deserción y condenado por el Tribunal Militar de Clermond-Ferrand a seis años de prisión. Unos meses después y con la ayuda de la Resistencia, logró evadirse de la cárcel y refugiarse en Londres, para incorporarse allí a las Fuerzas de la Francia Libre y continuar la lucha como Capitán Aviador junto al General De Gaulle.
En las líneas que siguen, tomadas de su libro "LIBERTE, LIBERTE CHERIE..." (Libertad, Libertad Querida..."), Mendés-France nos relata su evasión:
"... me encuentro tendido en lo alto del muro. La calle está desierta. Hasta entonces todo ha marchado sin tropiezos. Acerco mi valija, que roza un poco contra el muro, aunque sin hacer ruido por hallarse envuelta en mi abrigo. La calle continúa en calma. Me arrastro hasta el lugar previsto para el salto. Me detengo. Pasa un peatón. Al fin se aleja. Continúo mi ruta sobre el muro, remolcando mi equipaje tras de mi. Por fin llego al sitio. Desciendo a la parte menos elevada. Llegó el momento de saltar. Pero, ¿qué es esto...? Creo percibir un ruidillo, un misterioso murmullo. Viene del pie de un árbol que se alza al borde de la acera, a sólo dos metros de mi. Fuerzo la vista para ver mejor, y al fin comprendo lo que hay allá, medio oculto por la copa del árbol: dos enamorados...
Discuten la forma de emplear la noche. El joven tiene una idea fija y precisa... Ella vacila y resiste. Aquello dura un siglo, es decir ¡diez minutos! Y estos diez minutos pueden ser para mi de consecuencia trágica. A las once sale el público del cine y el camino se verá concurrido. Por otra parte, si pasa la patrulla de ronda, verá, fácilmente mi silueta, que se destaca en lo alto del muro, contra un cielo muy claro. Puedo también correr igual peligro si los soldados del cuerpo de guardia conciben súbitamente la idea de salir al patio a tomar aire.






"No puedo hacer mientras tanto otra cosa que escuchar el debate, (el eterno debate...) que se desarrolla a pocos pasos de mi persona. La pareja continúa discutiendo... ¡A este chico le falta autoridad! -no puedo menos que pensar-. Pero al fin ella accede...
"Mujercita enamorada y desconocida, tal vez leerás algún día este libro en el que jugaste un papel inesperado. Recuerda bien la fecha: el 21 de junio de 1941. Precisa que sepas cuánto maldije tu virtud y cuánto bendije tu debilidad... El día en que rendiremos cuentas de nuestros actos al Creador, me haré responsable, si es que lo permites, del pecado que aquella noche cometiste, porque lo desee, te lo juro, más apasionadamente y con mayor impaciencia, que tu joven amante...".
Los dos novios partieron rumbo a la dicha y Pierre Mendés-France, inició una de las más grandes aventuras entre la guerra y la paz que debería llevarlo a ocupar el Ministerio de la Economía Nacional en el gobierno de De Gaulle y para convertirlo en 1954, en el Primer Ministro más joven que tuvo Francia y uno de los dirigentes más dinámicos y eficaces de la post-guerra, ya que fue precisamente Pierre Mendés-France, con su visión y su gran inteligencia quien sacó a Francia del pantano de la guerra de Indochina -llamada después la guerra de Vietnam- y que los Estados Unidos, con políticos mediocres y poca visión, se vieron metidos hasta el cuello en esta sucia guerra que les costó, además de los miles de millones de dólares, la muerte de decenas de miles de sus soldados y la pérdida de toda una generación de su juventud metida en las drogas, la violencia y la muerte...

También fue el mismo Mendés-France quien, comprendiendo antes que muchos dirigentes del mundo que el colonialismo había muerto, otorgó a Túnez su independencia, evitando así una guerra sangrienta con los tunecinos. Pero siendo Ministro de Estado en el gobierno de Guy Mollet, no logró convencer a sus colegas de otorgar también la independencia a Argelia, que estaba luchando contra el ejército francés con una guerra de guerrilla que estaba sangrando a Francia y a punto de provocar una guerra civil entre los franceses.
Dimitió del gobierno de Guy Mollet, pero fue expulsado del Partido Radical Socialista, su partido de toda la vida. Pero esto no lo afectó ya que el Partido Socialista Unificado le abrió los brazos.

Por su honradez, su inteligencia y su integridad moral, se convirtió -en sus últimos años- en uno de los políticos con más influencia y prestigio de la izquierda francesa.
Y al morir en 1982, a los 75 años de edad, el Presidente Mitterand lo despidió con estas palabras: "Francia ha perdido a un querido hijo y el Socialismo a un gran dirigente".



Regreso al contenido | Regreso al menu principal