Riesgo de Crisis sin cambios de Fondo - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Riesgo de Crisis sin cambios de Fondo

2° Lustro Rev. Foro

Riesgo de Crisis sin cambios de Fondo


Por: León Opalín
Marzo 2012


La economía mexicana arrastra problemas estructurales que durante décadas se han convertido en una rémora para el crecimiento de la actividad productiva y para el ensanchamiento de el empleo afectando seriamente al bienestar de la población. En el presente la mitad de los mexicanos se encuentran atrapados en la pobreza.

En los últimos treinta años el adelanto medio anual del PIB fue raquítico, alrededor de 2.0%; incluso en el sexenio previo y en la administración actual fue inferior: 1.5%. La política fiscal restrictiva instrumentada ha actuado en detrimento del crecimiento económico al contraer la demanda, el ingreso de las empresas y los niveles de empleo; en este contexto la tasa de desocupación abierta al inicio del 2012 fue de aproximadamente 5.0% de la Población Económica Activa (PEA) que significó 2.5 millones de personas sin trabajo, monto al que se debe de agregar 4.5 millones de subempleados.

Cabe destacar que en el actual entorno del mercado laboral el nivel existente de empleo no necesariamente implica un signo positivo del desarrollo económico; cifras del Inegi consignan que más de 6 millones de personas de la PEA "están en condiciones críticas", debido a que este número incluye a las que trabajan menos de 35 horas a la semana, adicionalmente a las que laboran más de 35 horas con ingresos mensuales inferiores al salario mínimo y las que tienen jornadas de trabajo de más de 48 horas con una percepción máxima de dos salarios mínimos.

La insuficiente capacidad de la economía para crear empleos y la precariedad de las condiciones en los que se crean, han propiciado un aumento extraordinario de las actividades informales que cubren a más de 13 millones de gentes; no obstante, el Inegi no especifica si ésta cifra incluye a quienes desempeñan actividades vinculadas directa o indirectamente con la delincuencia organizada. Asimismo, la migración al exterior ha sido una fuente alternativa para cubrir el déficit nacional de plazas de trabajo; en EUA más de 10 millones de mexicanos trabajan de manera ilegal.

La baja recaudación de impuestos, la elevada ineficiencia en este proceso y la dependencia del sistema tributario de los inestables ingresos de la exportación de petróleo, son otra amenaza que enfrenta México para poder superar la compleja situación económica que experimenta, y que de no resolverse la problemática, eventualmente podría derivar en una crisis. Analistas evalúan que las finanzas púbicas gozan de una "salud razonable" y ello se refleja, entre otros indicadores, en un nivel históricamente bajo del déficit fiscal: -0.5% como proporción del PIB; sin embargo, este porcentaje significa en la práctica "que el gobierno no puede gastar más de lo que tiene" y por tanto el potencial de avance del país está limitado. Históricamente el promedio anual de recaudación fiscal ha sido de 10.5% del PIB, sin incluir los ingresos del petróleo; se considera que la proporción de la recaudación debería duplicarse y aplicarse eficientemente vía el gasto público para potenciar el crecimiento de la economía en un entorno de estabilidad. También se precisa diversificar las fuentes de recaudación, para evitar que el peso de la misma recaiga sobre los causantes cautivos; es decir, el sistema fiscal tiene que ser equitativo y la asignación del gasto transparente y sujeta a rendición de cuentas. Es impostergable que la autoridad cuente con elementos jurídicos que permitan aplicar una política de tolerancia cero a los actos de corrupción ligados al manejo de los recursos públicos; evitar que estos se usufructúen en beneficios de funcionarios, de sus amigos y parientes. Paralelamente se tendrían que buscar instrumentos legales para que funcionarios que sustrajeran fondos del Erario de manera ilícita los regresen y se les apliquen los castigos correspondientes.

En este marco, hay que tener presente que existen focos rojos en las finanzas públicas derivados del crecimiento extraordinario de los pasivos laborales del sistema de pensiones del sector público, que de acuerdo al Informe 2010 de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) representaron ese año 30.0% del PIB comparado con 16.5% en el 2007. Los pasivos del IMSS y de las paraestatales son los de mayor monto del total, 44.0% y 29.6%, en cada caso. Igualmente la creciente deuda de estados y municipios es factor de vulnerabilidad en las finanzas públicas Al final del 2011 los pasivos sumaron casi 400,000 millones de pesos estos sólo representaron 2.9% del PIB; sin embargo, en relación a los ingresos provenientes  de las participaciones federales significaron en promedio 79.2% y para algunos estados más del 100.0% de las transferencias. Existe preocupación por la opacidad existente en las contrataciones de las obligaciones de estados y municipios y en la utilización de los recursos incluso existen deudas no registradas.




Regreso al contenido | Regreso al menu principal