Se precisa reajustar la economía global para crecer - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Se precisa reajustar la economía global para crecer

2° Lustro Rev. Foro

Se precisa reajustar la economía global para crecer

Por: León Opalín
Sept. 2011

Los principales indicadores de la evolución de la economía mundial en el primer semestre del 2011 evidencian desaceleración en su ritmo de avance, la cual podría desembocar en un proceso recesivo en el futuro próximo. La moderación de la tasa de crecimiento se manifiesta no sólo en las naciones desarrolladas, sino en varios países emergentes que han mostrado riesgos de “recalentamiento”, los cuales se han atenuado ante la aplicación de medidas de endurecimiento de las políticas públicas y por el importante avance registrado en las cotizaciones internacionales de las materias primas, que ha creado preocupación de que se aviven las presiones inflacionarias.

EUA, la locomotora del adelanto económico mundial, ha mostrado un deterioro significativo en el ritmo de avance de la actividad productiva; la última revisión oficial de las cifras de su PIB en el 2011, consigna un aumento de sólo 0.4% en el primer trimestre y de 1.0% en el segundo, comparado con 3.0% para el ejercicio del 2010. También se observa un menor incremento de la exportación: de 6.0% en los tres primeros meses del año a 3.1% para el primer semestre en su conjunto. Asimismo, la confianza de los consumidores declinó en julio pasado a su menor nivel de los últimos dos años y el desempleo se situó arriba de 9.0%. Así, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ajustó el pronóstico de expansión de la economía de EUA para el 2011 de 2.5% previsto en junio a 1.6% en el presente, y para el 2012 de 2.7% a 2.0%. Diferentes analistas consideran que el desempeño de la economía de EUA podría ser más pausado si se retiran los estímulos monetarios que junto con los de índole fiscal instrumentados en los dos últimos años y que fueron el preámbulo de la recuperación a partir de junio del 2009. En este ámbito, existe consenso de que la política expansiva de la Reserva Federal de EUA pudiera haber llegado a su límite y poco se podría hacer en materia fiscal dado al reciente acuerdo al que llegó el presidente Obama con legisladores del partido Republicano para ampliar el techo de la deuda pública y que limita al gobierno para instrumentar una política anticíclica de estímulos para reactivar a la actividad.  

.  



En este contexto, el presidente de la Reserva Federal de EUA, Ben Bernanke ha expresado que es un hecho que la recuperación de la economía en EUA “ha sido muy decepcionante”, lo cual es entendible, por que a diferencia de crisis previas, la del 2008-2009 fue resultado de la combinación de una crisis financiera y una crisis hipotecaria, por ello el impulso para la salida de la actual recesión no ha podido surgir de la construcción de nuevas casas. Así, la consolidación de la recuperación economía de EUA, y en general de la mundial, tendrá que contemplarse en el horizonte del mediano plazo.

En este sentido, Philip Poole, director global de Estrategias de Inversión del grupo Bancario HSBC, afirma que en los próximos cinco años la economía global se va a enfrentar al inicio de un ciclo posterior a la crisis 2008-09: el cual será de bajo crecimiento, no sólo para el retiro de estímulos, sino también “por que la crisis ha destruido capital y capacidad productiva”. La crisis ha dañado los fundamentales de las principales economías del mundo.

Es importante destacar que la reactivación de la economía global no sólo estará vinculada a un manejo eficiente de las políticas públicas por parte de los gobiernos, ya que hoy día cobran significación los factores políticos;



es el caso particular de EUA en donde en la negociación del techo de su deuda pública, al presidente Obama le faltó liderazgo y capacidad política, hecho que no sólo afectó la credibilidad de Obama y de su partido, sino a la calidad moral de EUA, en virtud de que Demócratas y Republicanos, con miras a las elecciones presidenciales del 2012, se enfrascaron en un prolongado y absurdo debate que creó incertidumbre en los mercados del mundo.

El acuerdo entre demócratas y republicanos en relación al endeudamiento público fue superficial y no resolverá los problemas estructurales del ya inmanejable déficit fiscal, ni del sistema financiero que ha carecido de una regulación prudencial eficiente. El radicalismo se ha apoderado del partido Republicano con serios riesgos para la economía. Las dificultades estructurales de EUA no se superarán con “un gobierno mínimo y reducción de impuestos”, que proclama el TEA PARTY.



Regreso al contenido | Regreso al menu principal