Víctor Mitrani Mitrani - Intelecto Hebreo

Son las:
04/07/2018
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Víctor Mitrani Mitrani

Colección y Consulta

Víctor Mitrani Mitrani
1890-1952
Primer intelectual destacado de la comunidad, cuyas actividades de escritor, historiador, orador y cronista, dieron magnífica presencia del sefaradismo mexicano
en foros nacionales e internacionales.

Originario de Grecia, en sus primeros 25 años participó en la milicia de su país llegando al grado de Capitán, a quien condecoraron en tres ocasiones por su participación en las Guerras Balcánicas y primera conflagración mundial. En 1919 viaja a Cuba, donde participa en la comunidad judía establecida en aquel entonces, trabajando voluntariamente en cargos administrativos, donde expresó en todo momento los principios y sueños del Sionismo, pues estaba firmemente convencido de la inminencia de un retorno del pueblo de Israel a su patria milenaria.

 En 1926 emigra a México continuando con su participación comunitaria, no obstante que en aquel entonces no existía en forma oficial la que sería "La Fraternidad" del sector Sefaradí. En una de sus pláticas encontramos registrados los siguientes conceptos:
"El milagro se cumplirá. El ideal logrará la victoria sobre la fuerza bruta, la debilidad aparente sobre la fortaleza evidente. La civilización judía que aparenta haber llegado a su fin, fluirá como un río caudaloso y se transformará en catarata. Se restablecerá la patria de los hebreos en su antiguo sitio. En el nuevo país se abrirán escuelas donde se enseñará la lengua hebrea, la sabiduría florecerá, la palabra de los profetas se habrá realizado. Un pueblo antiguo habrá despertado a una vida nueva".

La labor titánica de Don Víctor no fue exclusiva hacia el Sionismo, sino a la formación integral de una comunidad judía en México y en particular, la de una comunidad que albergara todas las personas con origen sefaradí. Él comentaba que todos los sectores judíos de México, debían respetarse para que se tenga el derecho al respeto ajeno. Realmente fue un ejemplo vivo de trabajador infatigable, cuya elocuencia puso muy en alto los valores de su pueblo, ganando el respeto y la admiración de propios y extraños.

Dentro de sus logros constatamos la organización de "Bikur Holim" y "Guemiluth Hasadim". Aunque oficialmente no tuvo el cargo de Secretario de la aquella incipiente comunidad, su trayectoria como tal, abarcó quince años en beneficio de lo que sería "La Fraternidad". Fundó la Organización Sionista Sefaradí, cuya presidencia cubrió en varias ocasiones; también participó en la creación del "Comité Central Israelita de México", siendo miembro permanente del mismo y en donde tuvo la oportunidad de representar a la comunidad mexicana en el extranjero, y conocer a los más altos dignatarios e intelectuales del mundo judío. En particular fue destacado miembro del Congreso Judío Mundial, asistiendo a varias asambleas en diversas ciudades del mundo, promoviendo las instituciones "Keren Kayemet", "Keren Hayesod", "B´nei B´rith" y la "Sociedad de Amigos de la Universidad Hebrea de Jerusalem".

 Teniendo esas dotes y conocimientos de lo que para él era el judaísmo, tuvo una acertada labor en el "Comité Unido de Antidifamación" y además fue enlace del "Comité Cristiano pro Palestina". En resumen fue un verdader benefactor colectivo, ejemplo y guía a seguir del judaísmo mexicano, llegando a tener un honroso puesto dentro de los intelectuales diaspóricos del mundo, incluso, una vez que se formó el Estado de Israel, al que ampliamente conoció en sus viajes de trabajo.

Justa mención es señalar la absoluta comprensión y respaldo que obtuvo de su abnegada esposa Sra. Lucy de Mitrani, quien pocos años después del fallecimiento de Don Víctor (acontecimiento que se difundió por muchos medios incluyendo Radio Tel-Aviv), envió a la Universidad Hebrea en Jerusalem el archivo particular y los libros que este gran hombre pudo editar en sus 62 años de vida. Independiente al legado y brillo que proporcionó a su Comunidad Sefaradí, señalamos que el "Archivo y Difusión Histórica" pudo nutrirse en su muy detallada crónica, que inicia en 1932 hasta fines de 1940; documento fundamental que conservamos y que dio luz a los primeros años de lo que sería la Comunidad Sefaradí.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal